EE UU: Georgia celebrará una segunda vuelta de los comicios de medio mandato

EE UU: Georgia celebrará una segunda vuelta de los comicios de medio mandato

Aunque el recuento de votos sigue en marcha, en Estados Unidos la batalla electoral está lejos de terminar. Es cada vez más probable que el resultado de los comicios de mitad de mandato no se conozca hasta principios de diciembre. El estado de Georgia celebrará una segunda vuelta ya que ninguno de los dos candidatos logró el 50 % mínimo de los votos. El analista Thomas Gift asegura que el destino político del país se decantará en Georgia.

"Veremos cómo llega el dinero de afuera. Veremos a estrategas políticos trasladarse a Georgia. Probablemente también veremos a políticos de renombre y celebridades entrar en la contienda. Todo eso cambia de manera significativa el carácter de esta elección. También creo que en Georgia, la elección se convierte menos en Raphael Warnock contra Herschel Walker y más en demócratas y republicanos", explica a Euronews, el director del Centro de Política Estadounidense del University College London.

Una vez que la pólvora de las elecciones medio mandato se haya disipado, la atención se desplazará a la batalla interna de los republicanos por el liderazgo del Partido. Tras su nueva victorial electoral, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, es visto ahora como un contudente aspirante a la presidencia, por debajo de Donald Trump.

"Sigo pensando que Donald Trump deber ser considerado como el favorito en este momento. Pero todo el impulso que está tomando DeSantis, particularmente en una elección en la que los republicanos a nivel nacional han tenido un rendimiento inferior, pero él ha sobresalido en votos, tiene que ayudar a DeSantis y particularmente frente a los seguidores de Trump dentro del Partido Republicano". DeSantis piensa que es hora de dejar atrás a Trump. Y el partido neceasita un candidato que pueda apelar a una base más amplia de la población", señala Gift.

Estos comicios legislativos han demostrado una vez más la profunda división entre los estadounidenses. Pero hay un alivio generalizado de que esta vez la violencia no llegó a las calles, como ocurrió en el asalto al Capitolio en 2021.